2° Gran Premio

Más de 696 pernoctas, 156 competidores, más de 220 operadores del sector, 60 empresas expositoras. Estos son los impresionantes números que decretan el gran éxito de la segunda edición del Gran Premio Del Helado, que se celebró a finales de febrero en la encantadora ubicación del Hotel Meliá Sol Marbella Estepona - Atalaya Park.

Un evento único en su tipo, en el cual la competencia entre los heladeros ha estado acompañada por una novedad absoluta (no solo para el sector heladería): una feria de expositores a "puertas abiertas", a precio de costo.

De hecho, en referencia al sector de heladería, el mercado español ocupa el tercer lugar, con una de las más aceleradas tasas de crecimiento; sin embargo, carece de un evento que sea punto de encuentro capaz de hacer que todas las empresas y los principales expertos en el sector se reúnan.

Y por esto, con el objetivo de llenar este vacío, nace la idea de Marco Levati de crear una oportunidad para fortalecer la red de relaciones entre los heladeros y toda la cadena de producción. ¿Qué mejor oportunidad, si no la segunda edición del Gran Premio Del Helado, que ya en su edición anterior realizada en Madrid, había visto la entusiasta participación de un gran número de heladeros?

Dicho y hecho. Nuestro director ha creído tanto en su proyecto que decidió albergar a todos los heladeros y patrocinadores participantes al evento en el maravilloso Hotel con vista al mar. Sin embargo, las inscripciones fueron tan numerosas que fue necesario apoyarse adicionalmente en otros dos hoteles.

Además de la espléndida ubicación, de los muy apetecibles premios, que incluyeron una Vespa roja y la Copa española del Helado, lo que logró involucrar a más del 10% del mercado en una sola competencia fue la validez del formato, caracterizado por su máxima trasparencia. La garantía del anonimato, de hecho, ha asegurado tanto a competidores procedentes de pequeñas heladerias como a los propietarios de muchos puntos de venta, iguales oportunidades para ganar. No es coincidencia que casi todos los participantes de la edición anterior hayan regresado este segundo encuentro.

El evento se realizó en dos grandes salones del Hotel: el primero, de pasaje obligatorio, donde las compañías expositoras y los visitantes tuvieron la oportunidad de interactuar directamente con los heladeros competidores; el segundo, especialmente preparado y equipado para la competencia, con máquinas Frigogelo y vitrinas Tecfrigo.

En la mañana del primer día de la competencia 80 heladeros se desafiaron en la realización del mejor helado de Dulce de Leche. Un jurado especializado evaluó los seis mejores helados, previamente seleccionados por un jurado preliminar especial; en esta competencia la ganadora fue Rosa Peran - Heladeria Temperato - de Murcia.

Por la tarde, en cambio, el Dulce de Leche dio paso al helado de Mango. Esta vez los participantes fueron 76 y el joven Antonio Roma – Heladería De Sabors - de Altea (Alicante), fue el ganador.

Sin embargo, fue la competencia por la realización del mejor helado de Chocolate, que se celebró al día siguiente, la que determinó quien dejaría Marbella a bordo de la flamante Vespa roja. En esta contienda participaron los 12 finalistas que se distinguieron durante el primer día de la competencia.

Debido al alto nivel de los helados presentados en esta última competencia, no fue labor sencilla lograr determinar el ganador, tarea realizada por los jurados Enrique Coloma, Mario Masia, Lorenzo Blanco, Antonio Cesarò y Giorgio Ballabeni, quienes finalmente consideraron que Mathias Kuyumdijan - Heladeraia Caramelo - de Fuengirola (quien había obtenido al segundo lugar a la competencia Dulce de Leche) merecía el más alto reconocimiento. Fue él quien levantó la copa, y para hacerlo de la mejor manera, tuvo a su lado a su amigo Cristian Cereseto, ganador del anterior Gran Premio Del Helado, realizado en Madrid. Señal del éxito del evento, que creó un clima de colaboración mutua y apoyo entre colegas.

Las palabras pronunciadas por Roberto Veronesi, de la Compañía Fugar, fueron muy significativas a este respecto: "Agradezco al Dr. Levati por esta oportunidad. A pesar mi escepticismo inicial, tuve que cambiar de opinión. Él ha logrado crear un clima de encuentro informal, donde también empresas competidoras se congregaron en un punto de reunión de que era muy necesario".

En resumen, definitivamente se logró alcanzar la meta de reunir a heladeros y empresas activas en el sector de heladeria, desde las más pequeñas a las más grandes, con el objetivo final de facilitar y contribuir al crecimiento de todo el sector.

La cita para el próximo año es en Alicante, donde se ofrecerá un premio aún más valioso: un coche Fiat 500.

La misma modalidad de exposición y competencia también se replicará en el 2024 en Viena, después del éxito de la competencia de Salzburgo.